Seguidores

viernes, 2 de mayo de 2014

Decimistas peruanos

He conocido primero
por la luz de la Espinela
a don Brando Briones Vela
desde su  canto zañero.
Fue don Antonio Cavero
pretencioso decimista
(amigo fiel y dentista
con gloriosa profesión
quién me dio de corazón
sabios consejos de altruista).

Don Raúl Ramírez  Soto
con Iván Santamaría
son hombres con alegría
que causan un alboroto.
Manuel Mundaca es devoto
de la rima generosa.
Don Parraguez en su glosa
es un fraterno paisano,
como  buen ferreñafano,
desde su tierra grandiosa.

Miguel Reynoso, recita
de su pronto repentismo,
versos con tal dinamismo
que el alma ya ni se agita.
Nancy Flores, tan bonita,
con su verbo mesurado
camina siempre de lado
del genio Martín Lozada,
con una noche estrellada
del universo callado.

José Huertas desde Reque
persigue la tradición;
Germán Erazo en canción
hace rimas para un jeque.
Miguel Paz en Lambayeque
hace esquivo su lamento
cuando llega el regimiento
de ingratas melancolías,
en las noches y los días
de profundo sentimiento.

De aquel libro  fabuloso
Nicomedes Santa cruz
me dio, con versos, la luz
para ser más estudioso.
Juan Urcariegui, dichoso
también le escribió a la vida.
Blanca Nava , de atrevida
se enamoró de Espinel
y en un barco de papel
se sintió fortalecida.

Llegó José Luis Mejía
al lado de Julio Flores
para contar sus amores
con la inmensa poesía.
Antonio Silva García
muy jocoso y jaranero
siempre sería el primero
para empezar una farra,
tocando bien la guitarra
con el ritmo de un lucero.

Fidel Alcántara, llega
siempre con Diego Vicuña ;
Andrés Kúo, los aruña
cuando el verso los doblega.
Teódulo Quispe, le entrega
al diestro César Huapaya
una exquisita papaya
para el disfrute y deleite,
sin pedirle que se afeite
o se pase de la raya.

Julio Flores no escribió décimas, con excepción de su décima de saludo, dijo César Huapaya, mi maestro. Pero he creído conveniente ponerlo en la lista de Decimistas Peruanos porque me parece importante su aporte en la cultura. Mis décimas seguirán construyéndose con tiempo.
Mi cordial abrazo para todos aquellos que siguen los pasos de la Espinela y continúan con la difusión y escritura de tal.